2017
Construído
Reforma completa de un bajo y vivienda

© Photos Piet-Albert Goethals / STØR

Glogauer

Un bajo en el corazón de Kreuzberg, el fascinantemente diverso barrio berlinés, fue la localización escogida para establecer nuestro propio estudio y casa. El penoso estado en el que se encontraba lo que una vez fue un supermercado, llamaba a la tabula rasa. La reforma incluyó nuevos suelos, techos, paredes, eliminación de muros estructurales, nuevas instalaciones de agua y electricidad… Hoy, el bajo de 180m2 está dividido en dos; la ofician mirando a la calle, y la vivienda al patio. 

Los techos altos, el suelo de hormigón pulido con calefacción radiante y las paredes de estuco son comunes a todos los espacios del conjunto. Los elementos necesarios fueron diseñados cuidadosamente para ir empotrados de pared a pared. Las puertas van sin marco de suelo a techo, tratadas con el mismo estuco de las paredes. La potente geometría queda matizada por las superficies suaves.

En la vivienda; las pequeñas ventanas viejas se cambiaron por cuatro grandes ventanas de roble de tres metros de altura. Diseñadas por nuestro estudio y construidas en Dinamarca. Los nuevos huecos inundan de luz la vivienda y la abren al pequeño jardín privado inmediato a su fachada. El elemento central de los espacios comunes es la cocina. Orquesta todas las principales actividades del hogar. Se encofró en obra una isla de hormigón de 3,60 metros de precioso acabado que recuerda al terrazzo. Una mesa de comedor de 3 metros de largo (mammoth table) viene a acompañarla. Entre esta zona de cocina-comida-reunión y el salón hay un cambio de altura que le otorga al salón su propio lugar en la distribución abierta. El fondo para este salón es una pared de armarios, a través de la cual pasamos al dormitorio y al baño. El baño es un prisma sencillo de hormigón donde los elementos se encuentran ocultos y las superficies visibles tratadas con microcemento. El suelo baja -de pared a pared- para configurar la bañera. Un falso lucernario sobre ella intensifica el efecto dramático. En el dormitorio, una cortina recorre el perímetro, simplificando visualmente la estancia. Una atmósfera reposada para ir a dormir en calma.

La parte comercial es una gran estancia con un espacio trasero elevado y terminado en una pared completa de puertas de madera. Tras ellas se encuentran el baño, la cocina y el espacio de almacenamiento. Las ventanas antiguas de madera que dan a calle se han mantenido y restaurado. La nueva puerta en roble y cristal -diseño propio- ilumina la estancia y mantiene a los peatones curiosos.